Inicio » Uncategorized » ¿Es una especie en peligro de extinción? No, es un individuo

¿Es una especie en peligro de extinción? No, es un individuo

Una de las cuestiones en las que la consideración moral de los individuos en función de la capacidad de sentir provoca más rechazo e incomprensión es el tema de las “especies en peligro de extinción”.

Es un hecho que los animales experimentan sensaciones y tienen consciencia. Ello les hace tener intereses, que merecen ser respetados. El veganismo es la manifestación práctica de ese respeto. Es cada individuo el que siente. La especie no siente. “Especie” es tan sólo un concepto taxonómico que sirve para categorizar a individuos con determinadas características comunes.

Hay quien afirma que quiere lo mejor para las especies. Pero esta frase es confusa, y puede referirse a dos cuestiones:

a) A que los animales tienen intereses (como el de vivir), que deben ser respetados.
b) A que las especies tienen intereses (como el de su mantenimiento), que deben ser respetados.

La idea a) es correcta, por lo que hemos explicado hasta ahora. Sin embargo, debido a la confusión que el concepto “especie” despierta, deberíamos hablar preferiblemente de animales. Sería más adecuado decir que queremos “lo mejor para los animales”.

La idea b) es incorrecta, por lo que también hemos explicado: “especie” es un concepto taxonómico, y por eso las especies en sí no tienen intereses, sino que es cada individuo el que tiene intereses.

Hablar de “especies en peligro de extinción” da a entender que las especies tienen intereses, lo cual no es cierto. A una ballena lo que le importa es su vida, las relaciones con otras ballenas a las que conoce, etc. No le afecta que haya determinado número de ballenas en otro océano.

Tras la expresión “especie en peligro de extinción” se encuentra la idea de que es positivo “mantener a las especies”. Es decir, que se debe intervenir en la vida de determinados animales para que haya más animales de su misma especie. Esto es un planteamiento antropocéntrico. Con dicha intervención en la vida de los animales se busca satisfacer un placer psicológico especista consistente en el hecho de apreciar la diversidad de especies. La naturaleza se convertiría en una especie de museo de especies, en la que estarían representados individuos de todas ellas (cuantas más, mejor). No se está buscando lo mejor para los animales en cuyas vidas se interviene, sino satisfacer un capricho de humanos.

En un debate una persona me dijo que, al preocuparse por las especies, se está también preocupando por todos los animales de dichas especies (cito de memoria). Hay un error de carácter formalista en este razonamiento, y es no tener en cuenta que las especies, al ser meros conceptos taxonómicos, no tienen intereses que puedan ser respetados. Por eso, “preocuparse” por las especies no tiene sentido, ya que no hay ningún asunto al respecto que pueda producir preocupación. Sí que tiene sentido preocuparse por los animales, pues los animales sí que tienen intereses.

Otra cuestión aun más polémica tiene relación con esto, y es la de los animales que han sido domesticados. Animales domesticados no sólo son perros y gatos, sino también cerdos, gallinas… Son animales que ya no son capaces de vivir en libertad. Animales dependientes, incapaces de sobrevivir por sí mismos. Animales “diseñados” por humanos a través de una selección genética a lo largo de milenios. Animales incapaces de exigir respeto, y que se verán sometidos toda su vida a lo que unos humanos decidan hacer con ellos. ¿No es totalmente injusto perpetuar esta situación? Querer lo mejor para los animales implica también que no haya animales dependientes toda su vida, en situación de total inseguridad. Por ese motivo es necesario no contribuir a que haya más animales así, y ello pasa por:

1. Ser vegano y difundir el veganismo. Teniendo en cuenta que ser vegano también implica oponerse al comercio de animales.
2. Esterilizar a los animales adoptados.

About these ads

13 comentarios

  1. ricardo dice:

    Bastante de acuerdo con todo.
    Quizás si haya gente que esté muy implicada en la conservación de una especie que pueda asegurar que “salvar esa especie es salvar a los individuos de esa especie”. En algunos documentales o artículos, hay gente que trabaja en proyectos conservacionistas y en su tarea, deben de localizar, rastrear, hacer seguimiento, fichar, etc., a individuos concretos de una especie (la que tengan por cometido proteger). Finalmente, parece haber un vínculo entre ese individuo humano y aquel al que quiere proteger. Pero bueno, esto se refiere a contados casos.
    La mayor parte de la gente, cuando dice, “hay que evitar que las ballenas se extingan”, se refieren, en primer lugar, al concepto de especie (conjunto de individuos de una misma especie), no importando, casi, lo que se tenga que hacer para proteger a esa población.
    No estoy en contra de que se intente proteger, hoy en día, algunas poblaciones de ciertas especies. Tengamos en cuenta que los individuos de unas especies existen porque existen individuos de otras especies. También, porque coyunturalmente, el motivo de la extinción de los individuos englobados dentro de una especie “amenazada”, es por causa de los humanos y, por tanto, es nuestro deber devolverles su anterior status.
    Pero, no a cualquier precio. De hecho, como bien dices, en muchos casos, “proteger una especie”, supone esclavizar a algunos de esos individuos, incluso experimentar con ellos con fines reproductivos. Matar a individuos de otras especies para alimentar a otros, etc.
    Deberían de analizarse las causas de la extinción de las especies más amenzadas, para evitarlas. Cuantos linces son atropellados?… pues seguimos demandando carreteras y coches más potentes. Esto es un ejemplo, pero en la mayor parte de los casos es así, lo cual implica un cambio de actitud, si quieres, de tipo medioambiental.
    La mejor solución? Es paradójico, pero resulta que aquellos que nos preocupamos por cualquier individuo, independientemente de su especie, jamás mermaremos a los individuos de una especie en concreto, porque cualquier actividad que suponga peligro, sufrimiento, discriminación o muerte para otros, intentará ser evitada. Con lo que una actitud antiespecista, aplicando el veganismo a nuestra cotidianeidad, evitará la extinción de grupos de inviduos de una misma especie.
    Por otra parte, también parece paradójico, que si se quisiese proteger a una especie en concreto, los humanos solo deberíamos de introducirla como alimento en nuestra cultura y domesticarla, como sucede con cerdos, vacas, gallinas, muchos peces, etc. Lo cual es del todo injusto y cruel.
    Saludos.
    PD.: perdona la chapa q he metido.

  2. gehena dice:

    Pienso que lo de “proteger a una especie en peligro de extinción” es un parche y una manera de acallar la pseudo-conciencia (si es que existe). Hay que respetar a los individuos para que no se tenga que llegar al punto de encerrarles e inseminarles para que se reproduzcan, (intervenir en sus vidas a fin de cuentas) y así poder poner remedio a un mal creado por nosotros mismos: la muerte y el sometimiento de miles de individuos.
    No sé si te he entendido bien a lo último que comentas y me interesa bastante este punto: ¿Crees que esterilizar a un animal adoptado le convierte en independiente?

  3. Hola, gehena. A lo que me refería es a que los animales domesticados son necesariamente dependientes. Esto es algo que no tiene solución, pues dejarles en libertad supondría un grave riesgo para su vida.

    Pero se pueden adoptar medidas para que haya menos animales dependientes, es decir, para que haya menos animales domesticados. Y eso pasa por esterilizar a los animales domesticados con los que vivimos. De esa manera, evitamos que se reproduzcan y que en el futuro haya más animales como ellos.

    Aparte de esto, de esa manera no contribuimos a que los albergues tengan que hacerse cargo de más animales, además de evitar experiencias traumáticas para los animales al apartarles de sus familias.

  4. gehena dice:

    Ok. Ya entiendo tu punto de vista y estoy de acuerdo. Pero por otro lado me planteo lo siguiente: En el caso de los animales que adoptamos, ¿hasta qué punto se puede considerar la esterilización una “imposición”? ¿Estoy de alguna manera coartando su libertad y su propia naturaleza?
    Cuando planteo esto tengo en la cabeza el caso de una de las gatas que tengo adoptadas: no sale a la calle, no tiene relaciones con gatos machos y no está esterilizada. Estoy de acuerdo en que es una manera de influir en que en el futuro haya más gatos dependientes. Pero si ella no tiene opción a reproducirse, ¿no sería una manera de atentar contra su libertad de manera innecesaria?
    Es que le doy muchas vueltas a esto últimamente…

  5. En nuestra relación con los animales domesticados, siempre existe una imposición. Imponemos a los animales un lugar para vivir, unos hábitos, una alimentación…

    El celo hace que las gatas sufran mucho. Sólo hay dos formas posibles de evitar ese sufrimiento:

    1. Permitir que la gata salga siempre que quiera, con el consiguiente número de animales que matará, y el nacimiento de más gatos cada vez que se quede embarazada (más animales domesticados, que dificultarán que salgan los gatos de los albergues, que comerán pienso cárnico si van a una casa no vegana, que matarán a animales cuando estén en la calle, que procrearán…).
    2. Esterilizarlas.

    Además, cuando nazcan más gatos, seguramente no podremos adoptar a todos. Pensemos en el sufrimiento de la gata cuando se aleje a sus hijos de ella…

    Por eso la mejor opción es la esterilización.

  6. gehena dice:

    Es decir, que ya que “el mal ya está hecho” y hemos convertido a los animales domésticos en seres dependientes y nuestra relación con ellos la hemos basado en imposiciones, se trata de alguna manera de evitar que ese problema perdure en la medida de lo posible y que afecte a más animales, supeditándolos a esas mismas condiciones de vida (o incluso peores), ¿no?
    Aparte, el ahorrarles el pasarlo mal en esos momentos de euforia, jeje

  7. Sí, eso es exactamente lo que pienso. ;)

  8. miguel dice:

    deberian poner todos los animales en peligro de extincion de un solo lugar

  9. Álvaro dice:

    Así, a nivel global: si la única forma de restablecer los derechos de los animales es restituirlos a su arcaica y propia evolución a lo largo de los milenios, ¿no sería necesario, antes de conseguir una recuperación COMPLETA (no parcial) de este estatus animal, hacer desaparecer a la raza humana, que es, al fin y al cabo, la que los ha ido adaptando a capricho a lo largo de generaciones y generaciones? Porque si algo se ha demostrado en nuestra historia, es que no aprendemos de nuestros errores. Si el antepasado de mi querido Wagner era un lobo feroz, y él sin embargo era un perrito amante y amado, ¿de qué forma podría hacerlo retroceder (como individuo aunque sea, no como especie) para que pudiera recuperar su verdadera condición?
    Por otro lado: el efecto que ha producido el ser humano en la evolución de las especies domesticadas exige una involución. Esto significa que para que un gato vuelva a convertirse en un tigre, después de milenios de adaptación hogareña (o semi hogareña), debería haber una especie de aprendizaje del medio, libre de nuestra influencia, que lo llevara a ser como era en su estado primigenio. ¿Está esto al alcance del hombre? ¿Tan antropocentristas somos, incluso en la consecuencia?
    Para bien o para mal, muchas especies han sufrido una mutación, sujetas al yugo humano. No veo, y mira que lo intento, ver que (hecho ya lo hecho) haya una sola oportunidad para los animales a menos que nos extingamos los humanos. Lo cual me lleva a preguntarme si no estáis realmente llevando a las criaturas evolutivas por un camino que termine por convertirlas en algo muy distinto de lo que fueron en SU principio. No puedes volver a meter un huevo en su cáscara después de romperla y pretender que nazca un pollito sano.
    Como decía al principio, a NIVEL GLOBAL: ¿todas estas ideas no serán utopías a menos que el ser humano desaparezca? Y por lo tanto: ¿es lo mismo un movimiento pro- animal que un movimiento anti- humano? Y por lo tanto de nuevo: ¿no es un movimiento anti- humano un movimiento que va contra el humano que escribe este artículo?
    Extínguete. No veo otra salida.

  10. Veganófilo dice:

    Hola, Álvaro.

    En mi opinión los derechos de los animales no son un objetivo en sí. Los animales no comprenden el concepto “derechos”, y por ello les resulta indiferente tener derechos o no tenerlos. Pero lo que no les resulta indiferente es el hecho de sufrir y disfrutar. Por ese motivo yo considero que es importante que los animales tengan derechos, pero porque son un medio para conseguir que tengan una vida con más placer y menos sufrimiento.

    Yo vivo en España, en una civilización, y precisamente por eso tengo una serie de derechos reconocidos. Si otro quiere atacarme o acabar con mi vida, puedo poner medios legales para defenderme de esa agresión. Hay mecanismos para proteger mi vida y mi integridad física. Pero los animales en la naturaleza no tienen derechos reconocidos, sino que su vida es una continua lucha por la supervivencia en la que se enfrentan por la fuerza a otros individuos. En la naturaleza no hay derechos, y tampoco hay una vida placentera. En la naturaleza, de hecho, existe un gran sufrimiento experimentado por los animales.

    Una postura ecologista tiene entre sus fundamentos lo que tú dices en tu mensaje: “restituirlos [a los animales] a su arcaica y propia evolución a lo largo de los milenios”; “hacerlo retroceder [al perro] para que pudiera recuperar su verdadera condición”; “aprendizaje del medio libre de nuestra influencia”; “estado primigenio”; [rechazo a llevar] “a las criaturas evolutivas por un camino que termine por convertirlas en algo muy distinto de lo que fueron en SU principio”.

    En definitiva, una postura ecologista realiza una idealización de la naturaleza, considera que existe un equilibrio que los humanos alteran, y a la vez pasa por alto los intereses concretos de los individuos. El pensamiento ecologista justifica, por ejemplo, la depredación, apelando a que ese es el “orden natural”. Pero no es la naturaleza la que tiene intereses propios; son los animales, cada uno de ellos, quienes los tienen, como individuos sintientes que son, y por ese motivo la postura más ética es aquella que produce un beneficio a más individuos sintientes.

    Desde un planteamiento y un análisis ecologista, la solución pasa por lo que tú dices. Una postura ecologista coherente debería ser profundamente antihumanista, ya que los humanos realizan una profunda modificación de su entorno. Sin embargo, la mayoría de ecologistas no son coherentes y no llegan a este antihumanismo, sino que pretenden realizar un equilibrio imposible entre el respeto a la naturaleza y el respeto a los humanos. Con todo, hay alguna excepción. Por ejemplo, Eric Pianka, profesor de Zoología en la Universidad de Texas, y experto en ecología evolutiva, ha afirmado en público que sería positivo que el 90% de la población humana a través del virus ébola. En una línea similar, el filósofo Pentti Linkola afirma que el Holocausto y las guerras son buenas, porque contribuyen a reducir la población humana.

    Quiero dejar totalmente claro que yo me opongo a estas delirantes ideas. Yo me opongo a todo exterminio de humanos, así como a las guerras (las cuales comparten muchos puntos en común con la caza, y suponen un gran sufrimiento para un número incalculable de animales, tanto para los humanos como para los no humanos). Pero es que yo no soy ecologista. Yo no rindo reverencia a ningún “orden natural”, pues este, en primer lugar, nunca existió; y en segundo lugar, lo importante son los intereses de los individuos.

    Como decía, yo no soy ecologista. Yo soy antiespecista, y por ese motivo defiendo aquello que lleve a que los animales experimenten más placer y menos sufrimiento. Por ese motivo también me opongo a toda postura misántropa, debido a que la misantropía es una forma más de especismo (supone discriminar a los humanos por el hecho de pertenecer a una determinada especie). Ahora bien, nunca conseguiremos una mejor vida para los animales mientras tengamos un rechazo apriorístico a la intervención en la naturaleza.

    En el blog subí un artículo relacionado con todo esto: http://pensamientovegano.files.wordpress.com/2009/09/terminar-idea-naturaleza.pdf

    Así que no entra entre mis planes extinguirme, Álvaro. Ahora mismo un número incalculable de animales está sufriendo, y seguirían sufriendo también si no hubiera humanos. Hay trabajo por hacer.

    Un saludo.

  11. ana dice:

    acaso los vegetales no tienen vida?

  12. ana dice:

    sobre el peligro de extincion como no juntan las especies y las “tienen en zoologicos o algo parecido” para que se reproduzcan? digo… se pierden tantos millones en cosas sin sentido

  13. Veganófilo dice:

    Hola, Ana.

    Los vegetales tienen vida (al igual que tienen vida cada una de las células que hay en una fruta), pero eso no es relevante a efectos morales. Por eso no está mal comer vegetales ni usarlos.

    Lo importante para consider a un individuo como alguien que merece respeto es que tenga la capacidad de sufrir y disfrutar. Pero es imposible sufrir y disfrutar si se carece de sistema nervioso (como carecen las plantas). Sin embargo, los animales sí sufren y disfrutan, motivo por el cual no tenemos que perjudicarlos.

    En cuanto a lo consideras “peligro de extinción”, creo que lo dices sin haber leído el texto con atención. Lo importante son los animales, cada uno de ellos, y no las especies. Para un gato es tan importante su vida como para un lince lo es la suya. Todos los animales merecen respeto, y el hecho de ser determinada especie no implica que merezca menos (ni más respeto).

    Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 44 seguidores

%d personas les gusta esto: