Inicio » Uncategorized » Juez Naturaleza

Juez Naturaleza

El alcance del sufrimiento de los animales salvajes es literalmente inimaginable.

A continuación se puede leer una traducción del artículo “Judge Nature”, publicado en el blog The View from Hell por una autora que usa el pseudónimo ‘Sister Y’.

El artículo emplea en ocasiones, por desgracia, un tono y un lenguaje humorístico para abordar cuestiones que son completamente serias y dramáticas. Sin embargo, tiene varios elementos de interés, y puede ser útil como herramienta para el debate.

 

JUEZ NATURALEZA [1]

Tenemos una función en nuestra mente para imaginar el sufrimiento: recordar una mordedura de perro, quizá, u otro herida grave. Y tenemos asimismo una función multiplicativa abstracta en nuestra mente. Pero esto no consigue siquiera que estemos más cerca de comprender la cantidad de sufrimiento en ocurre en la naturaleza en un solo minuto.

¿Qué sería como sentir en la superficie del sol? Respuesta: como nada. No puedes ni siquiera aproximarte a la superficie del sol; incluso millones de kilómetros en el exterior, protegido por una nave espacial, un cuerpo humano se desintegraría. Somos físicamente incapaces de percibir lo mal que nos sentiríamos en la superficie sol.

Así sucede con la cantidad de sufrimiento en el mundo natural (y, a propósito, su subconjunto, el mundo humano).

 

1. Sobre las formas en que la naturaleza hace que Andreas Yates parezca June Cleaver [2]

Esta fotografía muestra a una focha común alimentando a su polluelo:

Estas fochas pueden incubar hasta nueve polluelos (como aprendemos de David Attenborough). Pero, bajo condiciones normales, la comida escasea. Los padres aves alimentan a los bebés aves con diminutas gambas durante los tres primeros días después de que rompan el huevo. Entonces, mamá focha se convierte en Queridísima mamá.[3] Un bebé ave suplica comida, como es habitual, pero, sin previo aviso, los padres lo “castigan”, mordiendo duramente al polluelo en su diminuta cabeza. Los padres hacen esto a cada uno de los polluelos. Finalmente, un polluelo es sellecionado para una tortura especial, y es maltratado hasta que deja de suplicar comida y muere de inanición.

Este proceso se repite hasta que solo dos o tres polluelos sobreviven.

Los pelícanos incuban tres polluelos, pero bajo circunstancias normales, solo uno sobrevive. No son los padres quienes provocan la muerte, sino los hermanos. Las dos aves más grandes despluman a la más pequeña con su afilado pico y lo eliminan del nido. Entonces, los conspiradores se atacan entre sí hasta que solo queda un polluelo.

¿Es eso horrible?

¿Es eso trágico?

¿Es eso… bueno?

El mismo Sir David reconoce que esto podría ser un poco cruel según los estándares humanos. Pero nos asegura que es para mejor (en los años especialmente buenos, un pelícano o focha puede criar uno o dos polluelos extra. Así que torturar a bebés aves hasta la muerte sirve al propósito de incrementar un poco la resistencia genética de los padres.

¿Pero eso hace que esté realmente bien?

 

2. La incoherencia de la moral relativa a las especies

Se nos enseñó de niños a no aplicar los estándares humanos de la moral al comportamiento animal. No esperamos que los macacos sean igualitaristas, ni que los leones machos se abstengan de matar a los cachorros engendrados por otros machos. Según esta teoría, no deberíamos esperar que los animales críen a los bebés que tienen hasta la edad adulta; no deberíamos estar afligidos si ellos, de hecho, torturan a sus crías hasta la muerte cuando es ventajoso para ellos actuar así.

La mayoría de la gente de nuestra era tiene una fuerte y visceral inclinación en contra de la crueldad hacia los animales, del mismo modo que la tenemos en contra de la crueldad hacia los niños humanos. Juzgamos que el sufrimiento animal como malo. Al ver el documental de la naturaleza, esperan que el impala pueda evadir al león, pero esperan que los cachorros de león consigan alimento de alguna manera. Pero mira lo que tu mente hace cuando está considerando estas dos esperanzas contradictorias. ¿Llega a una resolución coherente del problema? ¿O simplemente se encoge de hombros y echa tierra sobre el problema con alguna chorrada sobre el ciclo de la vida? La vida debe continuar… fin del problema.

¿Está bien que se coman al impala? ¿Qué muera el cachorro? ¿Qué hay de un viejo león yaciendo lentamente al ardiente sol? ¿Qué hay de esa imagen más arriba del polluelo, que es abusado y privado de alimento hasta la muerte por sus padres? El Génesis 1:21 dice: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.” (El énfasis es mío.) Según el dios judeo-cristiano, torturar a los bebés polluelos hasta la muerte no solo está bien, sino que es bueno. “Dios” nos dio a tragar esa tremenda mentira; ¿puedes tragártela?

Algunos pueden afirmar que la moral humana se aplica solo a las acciones humanas, no a las acciones de los animales. Estoy de acuerdo con esto. En su mayoría, los animales no son agentes, sino meramente robots (máquinas ejecutando programas creados por la selección natural). Sin embargo, la moral debe ciertamente aplicarse también a la inacción humana, y especialmente a nuestra acción en prevenir el daño, sufrimiento y lo horrible. ¿Cuál es la justificación para el dogma “manos fuera” en lo que respecta a la naturaleza? ¿A menudo interferimos en la naturaleza para el bien de los humanos y de la industria humana? ¿Por qué no para el bien de los individuos animales? La sangrienta naturaleza es una máquina de empujar genes hacia al futuro. ¿Realmente “sabe lo mejor”?

 

3. ¿Respeto a las especies?

La naturaleza existe. Intentamos “conservar” los ecosistemas en su estado “natural” (con comillas porque los ecosistemas evolucionan y cambian a lo largo del tiempo, en respuesta a la presión medioambiental, incluso aquellos de otras especies. ¿Pero para quién es bueno?

¿Es bueno para los animales en sí mismos? Thomas Nagel considera la dificultad de esta cuestión en su ensayo “Birth, Death, and the Meaning of Life” en su importante libro The View from Nowhere (de cual mi blog toma su título). Mientras enseñaba en Princeton en los años 70, el profesor Nagel se fijó en una triste arañita viviendo en un urinario del baño de hombres. La araña se le apareció al profesor Nabel como teniendo una vida de mierda, siendo orinada encima constantemente. “No parecía que le gustase”, señala Nagel. Él continúa:

De manera gradual, nuestros encuentros empezaron a oprimirme. Por supuesto podía estar en su hábitat natural, pero a causa de que estaba atrapada por los salientes de porcelana lisa, no había forma para ella de salir si quería, y no había forma de decir si ella quería hacerlo… Así que un día al final del período escolar, cogí una toalla de papel del dispensador de la pared y la extendía hacia ella. Sus patas se agarraron al final de la toalla, y yo la levanté fuera y la deposité en el suelo.

Ella se sentó allí, sin mover un músculo. La golpeé ligeramente con la toalla, pero nada ocurrió… La dejé, pero cuando volví dos horas más tarde, no se había movido.

El siguiente día la encontré en el mismo lugar, con sus patas secas de esa manera característica de las arañas muertas. Su cadáver permaneció allí durante una semana, hasta que finalmente barrieron el suelo.

El profesor Nagel actuó con empatía hacia la araña, tratándola como él imaginaba que la araña querría ser tratada. ¿Pero hizo algún bien a la araña? ¿Habría hecho la no interferencia del Profesor Ángel algún bien a la araña? La araña podría haber vivido más tiempo, subiendo los chorros de orina cien veces al día, y con el tiempo podría haber producido más arañas. ¿Sería eso algo bueno?

¿Qué quieren las arañas? ¿Hay algo como una vida valiosa para una araña? ¿Hace una vida de araña algún bien a la araña?

Existe una idea popular, pienso que nacida de aplicar los principio del liberalismo a donde no pertenecen: la idea de que la no interferencia indica respeto para una especie de animal, como si fuera una persona. (Donde la interferencia está permitido, es para remediar alguna interferencia humana previa.) Esto es también (estúpidamente) aplicado a los sistemas culturales humanos, no solo a los sistemas biológicos; en este contexto, se le conoce como relativismo cultural. Y es exactamente tan incoherente aplicado a los animales como aplicado a los pueblos que practican la ablación del clítoris de los bebés.

Supongamos por un momento que tratáramos a los animales con personas cuyos placeres, dolores y deseos podemos identificar y respetar. En ese caso, hablando de manera empírica, la no interferencia es una política de mierda. Podríamos hacer más para que los animales sufran menos con la intervención que con la completa ausencia de intervención.

Por otra parte, quizá es la especie la que es nuestra “persona”, y deberíamos intentar respetar a una especie, o quizá, a un complejo ecosistema por completo. Pero dado que las especies y los ecosistemas no son seres capaces de percibir el placer y el sufrimiento, al asignarles respeto estamos partiendo del principio de que el propósito es actuar así. ¿Para quiénes son buenos los ecosistemas? ¿O son quizá buenos de manera intrínsecamente mística, como Jehová nos haría creer?

 

4. ¿Es la naturaleza nuestra puta?

En cierto grado, la naturaleza al natural es buena para los humanos. Necesitamos árboles, algas y peces para vivir. La diversidad genética, desarrollada a lo largo de millones de años, asegura la longevidad de nuestra biosfera.

Violamos frecuentemente nuestra supuesta política de no intervención en el mundo natural cuando lo hacemos para beneficiar a los humanos, buscando en algunos casos de manera activa la extinción de ciertos organismos (como el virus de la viruela). No pienso que esto esté mal en absoluto, porque (a) los virus de la viruela no hacen ningún bien al existir, incluyendo a sí mismos; y (b) los virus de la viruela producen un sufrimiento incalculable. ¿Pero por qué trazar la línea en los virus de la viruela? Sostengo que no solo los virus de la viruela, sino todos los organismos, no se hacen a sí mismas ningún bien al existir, desde la araña hasta el humano, pasando por el coyote.

No solo respiramos oxígenos y comemos alimento producido por sistemas biológicos; también apreciamos la belleza los sistemas complejos. ¿Podemos justificar el sufrimiento de los bebés polluelos porque pensamos que su ecosistema es interesante? A las primeras generaciones de humanos les gustaba torturar animales por su propio placer (y algunos todavía lo hacen). Juzgamos ahora esto como nefasto. ¿Pero mantenerse al margen mientras los animales torturan a otros de maneras “naturales”, cuando tenemos el poder de pararlo, es algo mejor que torturar activamente animales? La gente responsable esteriliza o castra a sus mascotas. ¿Por qué no esterilizar a la misma Naturaleza?

Ni siquiera tenemos que dañar o matar animales para que la Naturaleza deje de hacer sus malvados actos. Podríamos simplemente prevenir su reproducción, o incluso meramente cesar nuestros actuales “esfuerzos de conservación” que incluyen la reproducción de animales. Reproducir animales salvajes y liberarlos en la naturaleza es empezar e nuevo a hacer el trabajo sucio del Génesis, y sostener cruelmente que es “bueno”.

 

5. ¿Es mejor ser como un humano?

Estamos tocados por las características de humanos (o como de humanos ideales) en los animales: cuidar a las crías, monogamia, vecindad, cooperación. Los humanos, aunque cometen infanticidio paternal con una tasa más alta que cualquier otro gran simio (como sería de esperar desde nuestra relativa inmadurez al nacer), al menos intentan cuidar a la mayoría de sus crías hasta la edad adulta. ¿Pero es el “humano” realmente más “humanitario”?

Compara a los pelícanos y fochas con los periquitos. Estos padres alimentan de manera “justa”: todos los polluelos son alimentos de manera igual, aunque rompan el huevo en diferentes momentos, así que algunos polluelos son más grandes que otros. ¡Los polluelos bebés grandes y mayores incluso comparten su comida con los hermanos más pequeños! ¡Ah!

¿Suena bien? Periquitos bonitos. Sin embargo, están meramente posponiendo el punto en el cual los dientes y garras enrojecidos aparezcan en escena. Estos padres periquitos engendran a más de dos crías. ¿Qué piensas que sucede a la mayoría de ellas? ¿Se marchan y consiguieron familias de periquitos igualitaristas de su clase? Quizá durante un rato. Pero una especie no puede expandirse de manera indefinida. La mayoría de estos nuevos periquitos serán comidos o morirán de inanición. Los pocos afortunados continuarán poniendo docenas de nuevos periquitos en el mundo, para que la selección natural desgarre y devore. r es nefasta, pero K no es fenomenal tampoco.

Los antibióticos no fueron inventados hasta la II Guerra Mundial. Antes de eso, cualquier padre humano se enfrentaba a la posibilidad muy real de perder a alguno de sus niños antes de que alcanzaran la edad adulta. Los humanos están de manera visible bajo la misma presión selectiva del resto de animales. Sin embargo, en un par de generaciones hemos logrado fingir que casi toda nuestra prole puede sobrevivir hasta la edad adulta y dar a luz niños de su especie. Debemos mirar a la naturaleza para recordarnos a nosotros mismos que esta es una fantasía temporal.


NOTAS


[1] La autora realiza un juego de palabras. El título puede significar tanto “Juez Naturaleza” como “Juzgar a la Naturaleza”. [Nota del traductor]

[2] Andrea Yates es una mujer que mató a cinco de sus hijos en 2001. June Cleaver es uno de los personajes de la teleserie Déjaselo a Beaver, muy popular en EEUU en los años 50, que se preocupa considerablemente por sus hijos. [Nota del traductor]

[3] Queridísima mamá es una película basada en el libro de Christine Crawford, la hija adoptiva de la actriz Joan Crawford, donde aquella relata el mal comportamiento que su madre tenía hacia ella. [Nota del traductor]

Anuncios

11 comentarios

  1. Dhyan dice:

    Aunque mal hablada y escrito con mala leche, muy interesante ensayo, gracias por traducirlo. Con tu permiso difundo en facebook. Un saludo.

  2. Oscar Horta dice:

    Un artículo muy interesante, muchas gracias por la traducción, Daniel. Cuánta gente no repara en esto: “[U]na especie no puede expandirse de manera indefinida. La mayoría de estos nuevos periquitos serán comidos o morirán de inanición. Los pocos afortunados continuarán poniendo docenas de nuevos periquitos en el mundo, para que la selección natural desgarre y devore. r es nefasta, pero K no es fenomenal tampoco”. Para más información sobre selección r y K: http://bit.ly/fLSQLb

  3. O_O

    Hola Daniel. Ya había considerado el tema cuando comencé a ser vegana y finalmente decidí que no tenía (o como especie no teníamos) los suficientes conocimientos para alterar un sistema que no sabría como funcionaría después. En efecto los pensamientos “conservacionistas” sirven más para tener una suerte de catálogo -de uso humano, por supuesto- de animales no humanos que consideramos “interesantes”. No veo por ejemplo que alguien haga una campaña para abolir la matanza de ratas y cucarachas, no se vayan a acabar.

    Es un tema interesantísimo y el autor lo plantea bastante fácil pero creo que requiere de mayor análisis y razonamiento todo este asunto de alterar un sistema que aunque cruel, funciona sin la intervención del hombre.

    ¿Tú qué opinas?

  4. Hola, Comehierbas. Tienes razón en que las intervenciones a realizar en los ecosistemas precisarían de un gran análisis si queremos que las consecuencias sean positivas a largo plazo. Es más, pienso que, salvo en casos muy puntuales, no deberíamos promover realizar ahora dicho tipo de intervenciones. Si queremos que las consecuencias sean positivas, precisamos un mayor conocimiento y más tecnología (además de un rechazo al especismo por parte de la sociedad significativamente mayor al que existe actualmente).

    Más bien, lo que pienso es que debemos educar a la sociedad en el rechazo al especismo, a través del activismo. Al mismo tiempo, dentro de determinados ámbitos (como el movimiento por la defensa de los animales y la comunidad de filósofos) pueden ser planteadas cuestiones como la del sufrimiento en la naturaleza. Actuando así, aumentamos las posibilidades de que en un futuro, con la conciencia, la tecnología y el conocimiento científico apropiados, puedan realizarse intervenciones que reduzcan el tremendo sufrimiento existente en la naturaleza.

  5. […] se trata la cuestión en este otro texto del blog Pensamiento […]

  6. Juanito dice:

    Sólo una observación con respecto a lo que de la Biblia y de Jehová se menciona:
    En el momento en el que se dice que Dios vio que lo que había creado era bueno, en este texto se presupone que según la Biblia todo era tal y como es ahora. Pero eso no es cierto. En aquel momento, génesis dice que todos los animales (incluido el ser humano) eran hervíboros (Génesis 1:29-30). Y no existía la muerte (según Romanos 5:12-14, la muerte entró en el mundo cuando hombre pecó). Es en Génesis 3, tras la caída, cuando Dios declara que desde ese momento aparecen cosas que podemos considerar malas, como el dolor.
    En la Biblia misma se considera que el estado actual de la naturaleza no es bueno (Ro 8:22: “la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora”). Es por eso que Dios ha puesto en marcha un plan de salvación para los seres humanos, y con ellos, para toda la naturaleza (Romanos 8:19-21). Es cierto que el cristianismo nominal a lo largo de la historia ha promovido el antropocentrismo, pero la Biblia habla de una salvación universal en la que entra no sólo el hombre, sino la creación entera.

    Lo que la Biblia dice puede pareceros absurdo o criticable por otras razones, pero no por lo que el texto dice. Sister Y debería haberse informado mejor antes de decir que el Dios judeo-cristiano apoya los ecosistemas de muerte y sufrimiento que tenemos hoy.

  7. Hola, Juanito. Gracias por tu comentario.

    El dios judeocristiano apoya los ecosistemas de muerte y sufrimiento desde el momento en que (si atendemos a lo dicho en la Biblia) los ha creado. No se puede crear el sufrimiento y luego decir que se está en contra del mismo.

    Las citas que aportas de Romanos son interesantes, pero en ellas sigue estando presente el antropocentrismo. El dios judeocristiano supedita la salvación de los animales, en todo caso, a lo que hagan los humanos.

  8. Juanito dice:

    Gracias por responder tan rápido, Daniel Dorado.
    Espero no ser pesado, si lo soy, avisa y me callo, que soy consciente de estar tratando un tema secundario. Pero tengo algunas objeciones sobre lo dicho:

    -“No se puede crear el sufrimiento y luego decir que se está en contra del mismo”.
    Los animalistas crean muchas manifestaciones contra el maltrato animal. ¿Eso quiere decir que apoyan un mundo con manifestaciones sobre uno en el que no las haya por la ausencia de maltrato? Lo dudo mucho.

    -“El dios judeocristiano supedita la salvación de los animales, en todo caso, a lo que hagan los humanos”.
    No es exactamente así, porque el texto habla de un día en el que se dará cumplimiento a algo que ya está decidido por Dios, los humanos no pueden cambiarlo. Pero aún si así fuera, no tengo claro que eso sea antropocentrismo en el sentido criticable. Nuestro futuro económico y social, nuestro bienestar general, está supeditado a lo que ciertas personas decidan (dependiendo del caso: políticos, jefes de empresa, padres y madres, etc). ¿Eso hace que esas personas sean moralmente más relevantes que nosotros? Llámenme loco, pero no creo que sea así.

  9. Hola, Dani:

    Como he visto que ya no tienes Facebook y el mail nunca ha sido de mi agrado, te escribo por aquí.

    Quisiera saber algo: desde la postura de que los animales sufren inimaginablemente en la naturaleza (cosa con la que no estoy de acuerdo para nada), ¿los zoológicos son defendibles éticamente? Hoy he visto imágenes de un lugar llamado Faunia (el cual existe precisamente en España) y pues se veían bastante bien cuidados y gorditos los animales. Supongo que desde la perspectiva de que la naturaleza es ‘red in tooth and claw’ un parque zoológico como este no es malo. ¿Qué piensas?

    Un saludo

  10. Hola, Diego. Me alegra saber de ti.

    Haces una pregunta interesante. Si tuviera que dar una respuesta rápida en una entrevista, diría que los zoos constituyen una forma de explotación animal, y que por ese motivo debemos rechazarlos y no acudir a los mismos. Ahora bien, podemos profundizar más en la cuestión.

    Algo a tener en cuenta es que los zoológicos son un negocio y, por ese motivo, van a buscar el máximo beneficio económico, incluso aunque eso suponga un perjuicio para los animales. Los zoos no tienen por objetivo dar un hogar a los animales, sino enriquecerse a costa de ellos. Y ello va a generar necesariamente situaciones en las cuales se perjudique a los animales. Los animales se encuentran a menudo en los zoos en recintos donde sus necesidades no pueden ser satisfechas.

    Un ejemplo de lo que ocurre en los zoos españoles puede encontrarse en la investigación realizada por Igualdad Animal: http://www.vidasenjauladas.org

    A esto se podría responder, en parte con razón, que todos los animales de los zoológicos no se encuentran en la terrible situación que algunos animales que aparecen en la investigación. Esto es cierto, pero también lo es que dichas situaciones se dan en los zoológicos, y que es de esperar que se den, puesto que los dueños de los zoos no buscan satisfacer los intereses de los animales, sino enriquecerse.

    Aparte de eso, y si aceptamos que en la naturaleza existe desvalor, los zoos no son una solución, sino todo lo contrario. Ellos son los primeros en reivindicar que realizan una labor de conservación y reintroducción de animales en el medio natural.

    Hay un caso interesante ocurrido en Asturias (en el norte de España), que no es exactamente un zoo, pero sirve para ilustrar lo que ocurre cuando el objetivo no es defender a los animales. Me refiero a la llamada Ruta del Oso. Hace unos cuantos años, un cazador mató a la madre de unas oseznas. Incapaces de sobrevivir por sí mismas, y tras ser llevadas a varios sitios, al final se acondicionó un monte en Asturias para ellas, que fue vallado. Un cuidador las alimentaba. Hasta aquí, me parece correcto. La alternativa para ellas era morir de hambre.

    Esto fue generando alrededor una zona de turismo rural, donde podías alojarte y (si tenías suerte) ver a las osas. El problema es que las osas se iban haciendo mayores, y los negocios de alrededor estaban preocupados. Así que se decidió que esas osas procrearan. Para ello, se atrapó a un oso de la zona, y se le llevó al recinto donde estaban las osas. Con lo cual ya empezaba a haber animales perjudicados (el oso atrapado), y se buscaba la reproducción de las osas, en lugar de destinar los recursos a ayudar a animales que lo necesitaran. No sé cómo habrá quedado finalmente el tema, pero me parece un buen ejemplo de lo que ocurre cuando se hace negocio con animales.

    Podemos comparar lo que ocurre en los zoos con lo que ocurre en refugios-santuarios, como El Hogar de Luci y Wings of Heart. En estos lugares, el objetivo es defender a los animales, y no enriquecerse a su costa. Se busca destinar a los animales un lugar apropiado para sus necesidades, y se impide que se reproduzcan. Se da a los animales pienso vegano. Estos espacios son empleados para lanzar un mensaje de respeto a todos los animales, a diferencia de lo que ocurre con los zoos.

    Por eso, pienso que la solución no pasa por los zoos.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: