Inicio » Uncategorized » Los incendios y el auxilio a los animales

Los incendios y el auxilio a los animales

Hace unos días comenzó un terrible incendio en Valencia, que todavía tiene lugar. Un gran número de animales han sufrido y muerto a consecuencia del mismo. La prensa se ha hecho eco del fallecimiento de un piloto mientras trabajaba apagando el incendio, lo cual es digno de elogio. Sin embargo, se suelen pasar por alto los millones de animales que han muerto a consecuencia del incendio. Muchos de ellos eran animales salvajes, mientras que otros eran animales domesticados que fueron abandonados en casas y granjas.

La mayoría de periodistas y políticos plantean como único problema la pérdida de hectáreas de bosque, y no mencionan a los animales que han sufrido y muerto, excepto en el caso del piloto fallecido. Actúan así haciéndose eco del planteamiento ecologista, que tiene en cuenta los ecosistemas y las especies (entendiendo estas como un conjunto), pero ignora los intereses de los individuos concretos, es decir, ignora los intereses de los animales. Como he señalado en otras entradas del blog, el ecologismo es contrario a la igualdad animal (consideración igualitaria de los intereses de los animales), y en este caso se ve una vez más.

Como nota positiva hay que señalar que varios activistas se han desplazado a Valencia con el objetivo de ayudar a los animales en esta terrible situación. Un comportamiento que debe, sin ninguna duda, ser elogiado. Cuando un animal está siendo víctima de las llamas, nuestro deber moral es darle auxilio, en la medida de nuestras posibilidades.

Sin embargo, me planteo una situación diferente. Supongamos que el incendio se hubiera originado por causas naturales, como un rayo. ¿Deberíamos en ese caso intervenir también para ayudar a los animales afectados?

Mi opinión es que sí, por supuesto. Cuando un animal está sufriendo o en peligro de muerte, deberíamos actuar en su auxilio.

Sin embargo, hay quien plantea que un caso y otro son sustancialmente diferentes, y que en el segundo caso (incendio provocado por causas naturales) no deberíamos actuar. Para ello se suele argumentar que en el primer caso es un problema que hemos causado “nosotros”, y al que, por tanto, debemos dar solución. Esta respuesta me parece inadecuada, por varios motivos:

1) Para el animal, que es el que se ve afectado por el incendio, es irrelevante la causa del incendio. Un animal no quiere sufrir ni morir, y ese deseo existe tanto si el incendio ha sido provocado por un pirómano como si ha sido provocado por causas naturales. Por lo tanto, al aceptar intervenir en un motivo (pirómano), pero no en otro (causas naturales), estamos ignorando los intereses de los animales, y razonando de una manera formalista.

2) La idea de que debemos intervenir cuando el problema ha sido causado algún humano es discriminatoria. No hay motivo alguno por el cual nuestros actos deban estar sujetos a los comportamientos de lo que haga cualquier humano. Al razonar así, estamos tomando a la humanidad como un todo. Estamos diferenciando entre “nosotros” (los humanos) y “ellos” (el resto de animales), una idea discriminatoria.

Ahora bien, si aceptamos que deberíamos intervenir para auxiliar a los animales en el caso de incendios por causas naturales, surgen algunas cuestiones relacionadas. ¿Deberíamos intervenir para auxiliar a los animales en caso de terremotos? ¿Y en el caso de que los animales estén sufriendo a consecuencia de cualquier otra causa natural, sea esta cual sea?

Mi opinión, nuevamente, es que sí. La idea de ignorar los intereses de los animales salvajes, bien apelando a que el perjuicio que sufren se debe a causas naturales, o bien a que “nosotros” no hemos provocado el problema, es discriminatoria e inaceptable desde una posición que rechace el especismo.

¿Hasta qué punto seremos capaces de dar auxilio a los animales salvajes? Es difícil saberlo, pero podemos estar seguros de que si, entre los defensores de los animales nunca es tratada esta cuestión, ninguna intervención de importancia podrá ser realizada en beneficio de los animales salvajes, y un número ingente de animales sufrirá terriblemente.

Anuncios

1 comentario

  1. Pablo dice:

    Completamente de acuerdo, Daniel, en particular con el siguiente párrafo:

    Actúan así haciéndose eco del planteamiento ecologista, que tiene en cuenta los ecosistemas y las especies (entendiendo estas como un conjunto), pero ignora los intereses de los individuos concretos, es decir, ignora los intereses de los animales. Como he señalado en otras entradas del blog, el ecologismo es contrario a la igualdad animal (consideración igualitaria de los intereses de los animales), y en este caso se ve una vez más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: