Inicio » Uncategorized » Toni Cantó y el derecho a la vida de los animales

Toni Cantó y el derecho a la vida de los animales

Recientemente el diputado Toni Cantó afirmó en una intervención en el Congreso que “los animales no tienen derecho a la vida”. La intervención de Toni Cantó puede verse en vídeo en el canal de Youtube de su partido: http://www.youtube.com/watch?v=5fwJPfZ3qZA

Para tratar la cuestión del derecho a la vida de los animales, es importante conocer someramente qué son el iusnaturalismo y el iuspositivismo, las dos principales corrientes en la filosofía del derecho. El iusnaturalismo es el plantamiento según el cual existen una serie de derechos universales, anteriores y superiores al ordenamiento jurídico. Por su parte, el iuspositivismo rechaza que exista una vinculación necesaria entre la moral y el derecho, y considera que el objeto de estudio de la ciencia jurídica es el derecho positivo (el conjunto de normas jurídicas).

La afirmación “los animales no tienen derecho a la vida” puede entenderse de dos maneras diferentes, en función de si asumimos un planteamiento iusnaturalista o iuspositivista. Según el iusnaturalismo, esa frase quiere decir que los animales carecen de ese derecho natural. Por su parte, desde el iuspositivismo, la frase quiere decir que los animales no tienen asignado ese derecho por parte del poder legislativo.

¿Los animales tienen derecho a la vida? Si asumimos un planteamiento iuspositivista, parece claro que no, puesto que los animales son matados de manera sistemática y legal, lo cual no sería posible si tuvieran reconocido ese derecho.

En el caso de que asumamos un planteamiento iusnaturalista, caeríamos en una discriminación especista si consideráramos que los animales no tienen ese derecho natural, pero los humanos sí. Y es que, puesto que los humanos no son los únicos individuos con la capacidad de sufrir y disfrutar, no hay motivo alguno por el que puedan ser considerados los únicos titulares del derecho natural a la vida.

Cuando Toni Cantó afirma que “los animales no tienen derecho a la vida”, parece asumir un planteamiento iusnaturalista. Para él, solo los humanos son titulares de ese derecho natural. Para llegar a esta conclusión, asume un planteamiento especista, que lleva a sus últimas consecuencias.

El discurso de Toni Cantó ha suscitado un gran número de críticas en las redes sociales. Puesto que la mayor parte de la sociedad es iusnaturalista, dichas críticas parecen motivadas por la exclusión discriminatoria que hace Toni Cantó de los animales no humanos. Quienes lo critican, consideran indignante que Toni Cantó defienda que solo los humanos tienen el derecho a la vida.

En mi opinión, la polémica desatada es positiva, puesto que contribuye a visibilizar el debate sobre la consideración moral de los animales. Sin embargo, hay una cuestión que resulta llamativa, y es que la mayor parte de quienes crítican a Toni Cantó no defienden, en realidad, que los animales tengan derecho a la vida. La inmensa mayoría de quienes critican a Toni Cantó no consideran que haya un problema moral en la existencia de mataderos, piscifactorías y redes de pesca, ni tampoco ven problemático el consumo de productos de origen animal, pese a que dicho consumo produce la muerte de animales (negando así el derecho a la vida de estos animales).

¿Por qué motivo, entonces, hay tantas personas criticando una frase con la que, en realidad, están de acuerdo? Es un hecho que los mamíferos, aves, peces, etc. son animales. Es un hecho también que se acaba con la vida de esos animales en los mataderos, piscifactorías y redes de pesca.

En la novela 1984 de George Orwell se habla de “doblepensar” para referirse a la facultad de sostener dos opiniones contradictorias de manera simultánea. En nuestra relación con los animales parece que ocurre algo parecido. El afirmar un enunciado conforme al cual vive la mayoría de la sociedad especista produce indignación, pero esa indignación no va acompañada de un estilo de vida coherente con el principio según el cual los animales tienen derecho a la vida. Se insulta a quien dice que los animales no tienen este derecho, para acto seguido actuar de una manera que niega a los animales el citado derecho.

Pero la reacción ante las palabras de Toni Cantó muestra que existe posibilidad de cambio, puesto que en el pasado la afirmación según la cual “los animales no tienen derecho a la vida” habría sido aceptada de manera mayoritaria, e incluso se habría ridiculizado a quien afirmara lo contrario. El siguiente paso debe ser que la indignación ante afirmaciones como la de Toni Cantó venga acompañada de una actitud coherente y un rechazo del especismo.

Anuncios

5 comentarios

  1. NOTEINTE dice:

    eso de que parece asumir un planteamiento iusnaturalista lo entenderás tú así, por que yo no.

  2. Hola, NOTEINTE. Gracias por comentar.

    En su discurso, Toni Cantó dice lo siguiente:

    “El eje del problema es ese: ¿tienen o no los animales derechos? El problema sería ese: si los tienen, y considerar además la defensa de sus necesidades y su bienestar como parte de nuestras obligaciones morales”.

    Su frase parece vincular el derecho con la moral, aunque no está totalmente claro. Por otra parte, parece adherirse al planteamiento de Savater según el cual el libre albedrío nos hace ser sujetos de derechos y obligaciones, algo que también relaciona el derecho con la moral.

    Lo cierto es que me resultaría sorprendente que Toni Cantó defendiera una posición iuspositivista, dado que esta es bastante minoritaria entre quienes no son juristas. Aunque es posible.

    Le he hecho llegar a través de Twitter de este artículo, así que está al tanto del mismo, y podrá comentarlo si lo considera oportuno.

    Un saludo.

  3. Sonia dice:

    Confieso que nunca había oído hablar de iusnaturalismo e iuspositivismo. Entiendo, por lo que explicas, que ninguna de las dos corrientes reconoce el derecho a la vida de los animales.

  4. Hola, Sonia. Gracias por comentar.

    El iuspositivismo considera que el Derecho debe dedicarse a estudiar el conjunto de normas. Un iuspositivista, por lo tanto, analizará las leyes existentes, y llegará a la conclusión de que los animales no tienen derecho a la vida, puesto que no tienen reconocido ese derecho por las leyes. Ahora bien, eso no significa necesariamente que el iuspositivismo implique considerar que los animales no deben ser tenidos en consideración moral. Alguien que asuma este planteamiento puede ser partidario de tenerlos en dicha consideración y también de que se reconozcan derechos a los animales. Y en el momento en que se les reconozcan dichos derechos, considerará que los tienen.

    Por su parte, el iusnaturalismo es compatible tanto con posiciones antropocéntricas como con posiciones que tienen en consideración moral a los animales. Hay iusnaturalistas que consideran que solo los humanos tienen el derecho natural a la vida, mientras que otros iusnaturalistas consideran que también el resto de animales tienen ese derecho natural. Ello con independencia de que la legislación existente les reconozca o no ese derecho.

    Un saludo.

  5. susana dice:

    Si somos superiores, sólo esa condición nos agrega un imperativo moral por el cual debemos rendir justificaciones de nuestros actos. Sólo el hecho de que debamos decidir cómo tratar a los animales, hace a nuestra relación con ellos moralmente grave; por lo que tenemos el privilegio y la carga de hacernos responsables de la relación y el trato.
    ¿Por qué quererlos?
    Una máxima filosófica simple dice que es correcto preferir un estado de cosas mejor a uno peor.

    Pero detrás de esto, en términos cotidianos, por respeto a nosotros mismos. Porque el cuidado de todas las formas de vida nos hace más evolucionados. Porque lo expansivo es primitivo y la inhibición es cultura. Por compasión, que la compasión es una olvidada emoción elevada. Porque matar o hacer sufrir es destrucción. Porque construir es participar como un Dios todopoderoso del acto de la Creación. Porque el hombre útil o bueno o civilizado vive de acuerdo con ciertos valores y no hay valores que justifiquen la crueldad. Porque la inteligencia invita a vivir de tal manera que nuestras acciones aporten a la felicidad y no al dolor que hay en el mundo. Porque proveer a la vida y no a la muerte no puede ser una antigualla, a menos que el mundo esté irremediablemente perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: